Reflexiones sobre lo pasado y lo que podría pasar

Siempre me he considerado una persona activa, llena de actividades y cosas que quiero hacer o que intento lograr de alguna manera. Si bien mucho de ese esfuerzo podría ser recompensado de alguna manera, la realidad me ha enseñado que no siempre será así, y que el trabajo y todas las actividades que uno quiere o desea hacer en realidad deben realizarse con el propósito de lograr algo bien, algo profesional y del cual no se debe suponer que tendrá la recompensa.

Indiferente de lo que he intentado lograr con el pasar de los meses y años, me he mantenido muy firme y he tratado de hacer las cosas de la manera más profesional posible. Me he dado cuenta que no estoy a la altura de la grandeza que podría merecer, pero que de igual manera no he evitado intentar hacer las cosas de la mejor manera y mejorando continuamente. He sentido que he tenido mucho tiempo, que he sacrificado bastante de mi vida para tener la calidad que espero, pero que en realidad me falta mucho por aprender y hay muchos elementos que posiblemente he descuidado sin darme cuenta o estar conciente de ello.

A pesar de todo, planeo seguir con mis planes actuales y avanzar lentamente con las metas que tengo propuesta. Quiero hacer los cambios y a pesar de que me he sentido limitado con los recursos que tengo, seguiré dando lo mejor de mi para conseguir tener un trabajo del cual me pueda sentir orgulloso y que me sirva para demostrar que yo si puedo hacer cosas de calidad y de forma profesional. Aunque no por eso debo dejar de estar agradecido de las personas que me han apoyado, que indiferente de la cantidad, poca o mucha, se han mantenido a mi lado y que posiblemente sigan acompañando en este largo camino del cual no quiero quedarme atrás.

Sólo queda esperar que las cosas mejoren con el tiempo. Tal vez estoy muy cerca de lograr algo, pero de momento no quiero que eso me distraiga ni que sea algo que me moleste si es verdad o no.