En búsqueda del propósito

Soy de los creyentes en que la motivación de la vida consiste en buscar el propósito que la mueve. Propósito que es medido en base a las decisiones y la experiencia del pasado. El propósito de todos está escrito y se encuentra definido por el destino. Esa búsqueda podría tomar muchos años o un breve instante, todo eso depende de la persona y de su estilo de vida.

Yo siempre pensé que mi propósito se encontraba establecido, pero que no estaría seguro de él sino hasta varios años siguientes. El principal indicador de ese propósito habría sido la experiencia que estuve desarrollando y los gustos establecidos que se fueron formando con el tiempo. Fui paciente para descubrir y entender mi verdadero propósito. Fui tratando de comprender a medida que mi vida cambiaba y mi experiencia se fortalecía más. Con ese propósito fui descubriendo lo que realmente sería mi sueño en la vida, un sueño que esperaba cumplir algún día.

Creo que el momento más importante en la vida de uno es cuando siente que descubrió su propósito y se encuentra cerca de cumplirlo. Propósito que será marcado al instante en que estas viviendo tu sueño y que provocará que tu vida cambie completamente.

Lamentablemente me he sentido en esa situación. Un momento donde pareciera que todo cambiará, todo será diferente y toda mi vida comenzará de verdad. El resultado de toda mi experiencia cambiara el futuro y me marcará por el resto de mi vida. Pero cuando digo lamentable me refiero a que he sentido que bajo circunstancias que no dependen de mi el propósito por el que yo pensé existía cada vez se aleja más, que el mundo esta cambiando de tal manera que mi destino comienza a dejar de tener sentido, que los amigos y cercanos me van marcando otro camino que veo lejos de ser lo que esperaba. He tenido la sensación de que mi propósito no se está cumpliendo porque no he dedicado el 100% de mi capacidad en lograrlo, pero también he sentido que estoy llegando a mi límite y me estoy dando cuenta que aún dando el 100% puedo lograr lo que realmente deseo.

Esta situación me esta haciendo reflexionar en muchas cosas. Por un lado he estado pensando en que todavía no es el instante para cumplir mi propósito, que todavía falta experiencia y que se de la situación correcta para descubrirlo. Que al final yo realmente estaba equivocado y mi destino en realidad estaba marcado en otra dirección. He sentido que mi destino podría estar cerca o lejos y que mi futuro esta cada vez más difuso. He imaginado decenas de posibilidades y realidades alternas sobre lo que podría estar haciendo en varios años más, y tengo mucho temor si en realidad mi futuro es algo completamente alejado de mi verdad. Como una inseguridad terrible sobre que decisiones debería tomar en los próximos días, o meses, qué cosas debería realmente hacer para llegar al futuro que me corresponde.

Podría seguir reflexionando y decir que debería dedicarme a buscar un nuevo propósito, o buscar el propósito correcto esta vez, aunque eso podría significar sacrificar todos mis años anteriores tratando de entender ese verdadero destino. Posiblemente signifique empezar de nuevo en muchas cosas, en cambiar de rumbo completamente y lanzarme a la vida esperando que llegue sin buscarlo. Pero por otro lado, también podría sacrificarme hasta el último instante para asegurarme que mi destino realmente esta escrito y yo estaba cerca de cumplirlo. El problema es que mientras más intento acercarme, más siento que en realidad me estoy alejando de él, o más siento que el futuro esta cambiando a medida que me adentro en esta extraña realidad. Tengo la problemática realmente sobre cual debería ser mi papel en esta realidad y qué es lo que debería hacer para llegar a ese propósito que tanto busco. Quizá en un mundo cruel donde la verdad es la que más duele y el destino de uno está marcado por una lucha selvática del más fuerte contra el más débil signifique realmente que yo estuve cegado por un sueño que no me correspondía y que mi posición en el mundo es algo que estuvo cerca de mi pero yo no estaba seguro de si realmente era eso. En esa situación podría esperar que mi propósito no era otro si no servir al mundo y vivir la vida de una manera genérica sin propósito y con un destino bien predecible. Como más de alguno posiblemente lo ha escuchado: “El tiempo lo dirá”.